El mundo del streaming de vídeo y de audio tiene ahora más protagonismo que nunca. Vivimos rodeados de conexiones a internet de forma casi permanente y ya no es necesario en el caso del audio (aunque a muchos nos encanta) el contar con una gran biblioteca de música, ya sea en formato físico (CD, vinilo…) o en archivos digitales.

Hay distintas plataformas de música en streaming y aunque la más conocida es Spotify, no quiere decir que sea la única. Ahí están Spotify, YouTube Music, Deezer, Apple Music, Amazon Prime Music o esta que nos ocupa en este post, Tidal. No tan conocida como las anteriores, es una plataforma que presume de ofrecer un sonido de gran calidad.


Multiplataforma y apps



Empezamos por el aspecto usable y es que Tidal no tiene nada que envidiar a Spotify como principal rival (dejamos a un lado a Qobuz al hablar de sonido HiRes) por catálogo y por una interfaz atractiva. Nos encontramos ante un servicio que cuenta con aplicaciones para iOS y Android, de forma que cubre los dos segmentos más potentes en los que el streaming ha desplazado al MP3. Junto a estas plataformas podemos usarlo en PC y Mac, en la versión Web y vía streaming en una gran cantidad de dispositivos compatibles. Los receiver cuentan con hardware robusto y procesadores de audio dedicados, la calidad de estos dispositivos es la que más se beneficia de la música en HD que ofrece Tidal.


Catálogo



Entramos en una de las claves que permiten que una aplicación de música en streaming triunfe: el catálogo. A una gran mayoría de usuarios no les afecta si la calidad de sonido es mejor o peor y lo que quieren es acceder a su música favorita.

Y en Tidal me he topado con un catálogo holgado. No en vano, Tidal cuenta con más de 50 millones de canciones, 20 millones de diferencia con otros servicios de la competencia. Pese a todo, me he encontrado con algunas canciones, muy pocas, todo hay que decirlo, ausentes de la plataforma. Un hecho para nada remarcable, pues en estos días que llevo usando Tidal como app para el acceso a mi música, han sido raras excepciones.

Además en este caso nos encontramos con un valor añadido y es que Tidal cuenta con una exclusiva funcionalidad como es el acceso a una biblioteca de vídeos musicales. Un total de 207.000 vídeos musicales en HD entre los que figura contenido exclusivo de Rihanna, Beyoncé o Kanye West.



Calidad de sonido



Hay cuatro modos, “Normal”, “Alta”, “Hi-Fi” y “Master”. La calidad Hi-Fi, que era el reclamo para muchos, lograba ofrecer audio con calidad CD, es decir, a 44.1 kHz, 16 bits y bitrate de 1411 kbps, mejorando mucho lo que ofrece Spotify.



Pero es que han añadido otro escalón superior, gracias a el uso de un nuevo codec de audio llamado MQA (Master Quality Authenticated). De esta forma ofrecen audio en alta resolución en formato FLAC o WAV, a 96 kHz y 24 bits con lo que consigue que podamos escuchar la música tal cual fue grabada en el estudio, sin ningún tipo de limitación.

Además con este codec, los grandes beneficiados son los usuarios que usan Tidal con equipos de audio de calidad o auriculares de alta gama, pues el streaming de audio no consume demasiado ancho de banda y la calidad del sonido es superior.

Pero ¿se nota esa diferencia? Sí, si que se nota pero teniendo siempre en cuenta que para apreciarla tenemos que hacer uso de un dispositivo que ofrezca calidad de audio. No sirve, salvo muy contadas excepciones, el altavoz del móvil. Al hacer uso de unos auriculares de calidad se percibe, al menos en audio Master”, una mayor claridad en los sonidos, con una mayor definición en voces e instrumentos, algo apreciables sobre todo en las canciones con un tono más acústico.

Quizás, y esto puede ser personal, el estéreo se nota con más claridad y el sonido es más limpio, pero repito, haciendo uso de unos buenos auriculares o de un equipo de sonido con calidad de audio y que además cuente con soporte para audio MQA.

En el uso con auriculares la mejora es notable, al menos siempre que se trate de canciones con el codec de más calidad, el sonido Master. Tanto en iOS como en Android y siempre conectado al Wi-Fi de casa para no provocar una fractura en la tarifa de datos, el sonido con el codec MQA ha logrado una gran definición. Los sonidos no han mejorado en cuanto a ofrecer, por ejemplo, unos mejores graves, pero sí que se nota un sonido más limpio con una mayor diferenciación entre voces e instrumentos.


Opinión general


Tidal no es un servicio para todos los públicos y no lo es puesto que quizás no interesa a aquellos que sólo quieren reproducir música a través del altavoz del móvil o de unos auriculares básicos. Con estos medios puede que no tenga sentido pagar por un servicio de audio de alta calidad como es Tidal.

Ahora, si lo tuyo es la calidad y cuentas con sus sistema de audio en casa  (sin que tengas límite en la cantidad), Tidal puede ser una alternativa más que interesante. En mi caso el servicio me ha sorprendido y para bien, con un audio de calidad que no esperaba y una biblioteca bastante amplia que nada tiene que envidiar a la competencia.


Conoce nuestras soluciones de audio y video


nektel

Soluciones que transforman espacios

Leave a comment

Your email address will not be published.